no está satisfecha

"No se puede escribir sin experimentar la vida misma"

Entrevista al escritor Jorge Aliaga Cacho

Publicado: 2016-08-16

En reconocimiento a la trayectoria intelectual y a las obras literarias del escritor y sociólgo peruano escocés, Jorge Aliaga Cacho; se celebrará el III Encuentro Internacional de Poetas y Escritores Jorge Aliaga Cacho, en la ciudad de Huacho.

La organización cuenta con una amplia convocatoria a reconocidos literatos nacionales y extranjeros. El programa se realizará del 18 al 21 del presente mes, y es organizado por la Sociedad de Poetas y Narradores de la Región Lima, con el objetivo de crear lazos intelectuales y académicos con la población en general y fortalecer el diálogo intercultural.

El homenaje incluye lectura de poesía y cuentos; presentación de libros y revistas; conferencias, presentaciones artísticas y un almuerzo de confraternidad, entre otras actividades que se desarrollarán en los auditorios de la Municipalidad Provincial de Huaura (Huacho), la Casa de la Cultura Huacho, y también en el Salón de Actos del Histórico Museo de Sitio San Martiniano. El ingreso es libre.


Jorge ¿Qué se siente que te hagan esta distinción en vida?
Genera un sentimiento de agradecimiento de mi parte. Ya lo he dicho, públicamente, que existen cientos de escritores peruanos, con más mérito que yo, que se merecen esta distinción. También he dicho que esta decisión debe de haberse tomado por la actividad literaria que he realizado en Huacho, y en la Región de Lima Provincias, adonde he viajado en innumerables ocasiones para presentar mis obras u obras de amigos escritores, para atender eventos sociales o participar en talleres de colegios de la región. 
Te refieres a la indiferencia, a los anónimos, a los que ya partieron...
(Su mirada busca un punto de luz)... Recibo esta distinción no solamente en nombre mío, sino en nombre de mis hermanos escritores que, a lo largo y ancho del Perú, siguen anónimos y todavía no tienen el reconocimiento que merecen. Esta distinción responde también a la política de la Sociedad de Poetas y Narradores de la Región Lima, pues ellos han acordado desde hace varios años cambiar la tradición de entregar reconocimientos a personas muertas para, en su vez, entregarlas a personas que gozan de vida. El primer reconocimiento de la Sociedad de Poetas de la Región Lima fue para el maestro Raúl Gálvez Cuéllar, polifacético hombre de la literatura. El segundo, recayó en el filósofo radicado en Alemania, José Pablo Quevedo. El tercero está recayendo en mi persona y lo recibo también a nombre de mi padre, Jorge Aliaga Merino, quien fuera director de la Escuela Nacional Sindical de la CGTP.
Cuéntame de tus inicios, ¿cómo germinó tu gusto por la literatura que te llevó a convertirte en escritor? 
Mi primera obra fue La casa de la Magdalena , que la escribí cuando tenía alrededor de veinte años. Trata de la casa que habitaran los libertadores, San Martín y Bolívar, en el distrito de Pueblo Libre, que se conocía como la Magdalena Vieja. Es una historia de la casa y guía del Museo Nacional de Historia que funcionaba en sus ambientes. Esa guía es muy posible que haya sido leída por cientos de escolares que visitaban la casa y su museo. El Dr. Augusto Tamayo Vargas le hizo un comentario en uno de los números de la revista de la Sociedad Bolivariana del Perú. En ese entonces no tenía ni idea que era el germen que me convertiría en algo que se aproxime a ser escritor. Pasarían muchos años para escribir mi primera novela que me tomó un par de décadas en escribirla. Dicha novela fue presentada por el distinguido poeta, académico e intelectual, Ricardo Falla Barreda. El comentario benevolente que Ricardo hiciera de la misma, en la Casona de San Marcos, me sirvió de estímulo para seguir escribiendo cuentos que formaron parte de Mufida, La angolesa. Luego los comentarios que recibiera en internet, por unos poemas sueltos, me encaminaron a escribir un libro de poemas: Mujeres malas Mujeres buenas. Anteriormente había escrito ensayos y notas en inglés cuando vivía en Escocia. Esto dio como resultado mi tesis publicada en forma de libro: Terrorism in Peru, que tuvo buena crítica por parte de la academia británica. 
Hay que pasar por un largo camino de madurez para escribir...
(suspira) El camino del escritor creo que se puede iniciar sin escribir. Se inicia con la observación, la reflexión, con la experiencia de vida que luego se vuelca en los textos. No puede haber escritor sin experimentar la vida misma. Creo que ello se resume muy bien en el título de la autobiografía de Gabriel García Márquez: Vivir para contarla. Esa vida es la que a mí me hizo escribir textos. Pues, las emociones, las ideas, las locuras y fantasías nacen de la vida misma que trato de reflejarlas en mis publicaciones.

¿Qué escritores influyeron especialmente en tus obras?
Esa es una pregunta difícil de responder porque las influencias se reciben en el mismo proceso literario. Y cada día se aprende de lecturas completamente nuevas. Sin embargo no puedo dejar de mencionar a José Carlos Mariátegui, César Vallejo, José María Arguedas, Abraham Valdelomar, Eleodoro Vargas Vicuña, Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez, Jorge Basadre, Andrés Belaunde , Carlos Marx, Jean-Jacques Rousseau, Max Weber, George Simmel, José Vasconcelos, James Joyce, Robert Burns, Sir Walter Scott, Simone de Beauvoir, Albert Camus, Luigi Pirandello, Jean Paul Sartre, Aldoux Huxley, Jorge Luís Borges, Roberto Fernández Retamar, Fiódor Dostoyevski, Sylvia Plath, James Hemingway, Blanca Varela, Manuel Sorza, Julio Verne. La lista es larga y ecléctica.
Vayamos a tu otra faceta, porque además de escritor, eres un activista político, eso también ¿se impregna en tus obras?
No se puede prescindir de ello, pues el hombre es un animal político que es dueño de una ideología y/o sirve a una ideología. Sin llegar a lo panfletario el mensaje estético se compone intrínsecamente de ideología. En el mundo están vigentes dos ideologías claras: la ideología del opresor y la ideología de la liberación. Quienes no aceptan esa verdad no son ‘ni chicha ni limoná’.
Como escritor ¿consideras que tus obras son reconocidas en el Perú?
El evento que se realizará próximamente en Huacho: el III Encuentro Internacional de Poetas y Escritores, es prueba de ello. Es prueba que en esa región han leído mi obra. En la última feria del libro, en la ciudad de Piura, mi libro fue uno de los más vendidos. Hace algunos años presenté mi libro en París y en la audiencia había un profesor de la histórica universidad de La Sorbona que había hecho una disección de mi novela Secreto de desamor. También en París, en otra presentación se acercaron tres peruanos para decirme que habían leído mi novela. En España he sido incluido en la antología mundial del español, residente en Alcalá de Henares, Fernando Sabido. En Argentina ha leído y comentado mi trabajo, la conocida crítica literaria, directora de Archivos del Sur, Araceli Otamendi. En el Reino Unido he recibido benevolente crítica por parte del Hispanic and Luso-Brazilian Council, prestigiosa institución académica que tiene su sede en Londres. Mis libros forman parte de las colecciones de las más importantes bibliotecas en diversas regiones del Perú y el extranjero, incluyendo la sección hispánica de la prestigiosa Biblioteca Lenin de Moscú. Mi blog registra visitas que suman cientos de miles de lectores. Entonces se puede decir que sí, que poco a poco nos vienen leyendo, pero lo que no existe en el Perú es una política de comercialización de los libros de autores peruanos como la que impulsó el escritor Manuel Scorza, sus Populibros Peruanos. En el Perú venden libros de autores extranjeros y los que pertenecen al statu quo literario. La mayoría de escritores nacionales no gozan de promoción de sus obras y si te reciben uno o dos libros, los tienen escondidos en sus estantes, nunca en sus escaparates, pues estos son reservados para J.K. Rowland y su “Harry Potter”. 
¿Próximos libros?
Tengo listo para publicar un libro de cuentos y un libro de poesía. El problema para publicar en Perú es el factor económico. No existe ayuda del Estado, ni de las librerías. Sobre todo la última, que está más presta a promocionar el libro de un futbolista o un integrante de la farándula chicha. Creo que Tongo podría tener más éxito de venta que yo o la mayoría de escritores peruanos. Esa es la realidad que los escritores nacionales tenemos que cambiar con la elaboración de un proyecto, que incluya la dación de una Ley del Escritor, que obligue a las cadenas comerciales de libros a dar espacios de venta a nuestros autores. Creo que los gremios, asociaciones y sociedades de escritores del Perú debieran unirse, con este objetivo, para conseguir dicha ley que termine con la barbarie que domina la industria del libro. El statu quo no permite al autor nacional competir en igualdad de condiciones con autores adulados por el sistema neo liberal, autores no contestatarios, autores que no proponen cambio, autores que no han ayudado a desarrollar el temperamento crítico del lector. Aun así los escritores seguimos publicando, seguimos creando, seguimos creyendo que con la palabra comprometida es posible conquistar una sociedad justa pues en la que vivimos reina la barbarie.

Escrito por

Tania Temoche

Periodista, gestora cultural y emparejada con la poesía. Amante de las artes y de la buena lectura. Con esperanzas de un mundo sin fronteras


Publicado en