no está satisfecha

Verónika Mendoza: "Nos la jugamos por la educación y la innovación".

Publicado: 2016-03-03

Cálido y muy efusivo fue el recibimiento que los estudiantes de la emblemática Universidad Nacional de Ingeniería dieron a Verónika Mendoza en la presentación del Plan de Gobierno del Frente Amplio. De grata voz lírica para el oído, clara, delicada pero firme, fue perfilando las líneas estratégicas para construir, sobre la base del conocimiento, un país justo, solidario e intercultural.

Los jóvenes de la UNI la aclamaron cuando ella señaló que en el FA estaban convencidos de que la arquitectura institucional que requiere el país para producir y gestionar eficientemente el conocimiento, es el Ministerio de Innovación, Ciencia, y Tecnología. Y que lo crearían de llegar al gobierno. Fue interrumpida varias veces con aplausos mientras señalaba que, para alcanzar el desarrollo humano sostenible, necesitamos construir un diálogo entre los saberes milenarios de nuestro país, con el conocimiento moderno de última generación. Fue una presentación llena de emociones, con un ida y vuelta de preguntas del auditorio y respuestas con ideas promisorias. Alcancé a oír a un estudiante que decía : “Si la izquierda tuviera la capacidad de organizar al pueblo con estas ideas, no nos ganan”.

A la salida del evento, establecimos el siguiente diálogo:


Verónika, en tu discurso has señalado la enorme importancia que el FA le da a la educación pública ¿cómo piensan implementar esta propuesta?
Lo primero que tenemos que garantizar es que el Estado asuma su responsabilidad con la educación y con la educación universitaria en particular. Esta propuesta genera mucha resistencia porque va a contracorriente de una lógica de privatización alentada tanto por las políticas públicas como por lo que pregonan los candidatos de la derecha. Lo que haremos, en primer lugar, es la definición estratégica del tipo de educación que necesitamos para poner en valor toda la enorme riqueza, la megadiversidad social y natural que hay en nuestro país. Sobre la base de esta definición, realizaremos las reformas institucionales necesarias para mejorar y fortalecer la educación pública. Para todo ello, garantizaremos que haya las capacidades humanas requeridas, los incentivos necesarios y la infraestructura adecuada.
Has indicado, también, la dimensión intercultural en la propuesta del FA para la educación…
Efectivamente, nosotros creemos en un desarrollo humano sostenible y eso pasa por la participación inclusiva y el aporte de todas las culturas de nuestra población. Exigimos que se reconozca el aporte de nuestros pueblos indígenas, de nuestras comunidades campesinas en la producción de saberes y conocimientos funcionales a nuestra realidad natural y social. Por ello, nuestro gobierno lo haremos con la plena participación de la comunidad académica, de los estudiantes de todas las regiones, para garantizar su dimensión intercultural y su sostenibilidad.
¿Cuáles son algunas metas concretas?
Nos hemos trazado como meta, al 2021, invertir el 6% del PBI en el sector educación para promover desde la primera infancia y en la educación básica regular el desarrollo de actividades de autoaprendizaje, pensamiento creativo y de las ciencias. En el ámbito universitario, empezaremos homologando las remuneraciones de los docentes al nivel de los magistrados del Poder Judicial, para que cuenten con sueldos dignos y competitivos. Se incrementará la inversión en la educación de posgrado a dedicación exclusiva, para alcanzar el número de ocho mil estudiantes de doctorado bajo esa modalidad, en nuestro período de gobierno. En lo que concierne a la investigación científica y el desarrollo tecnológico, la inversión deberá alcanzar al 1% el PBI, situándonos, de ese modo, en el nivel de los países latinoamericanos con mejor performance en los campos de la ciencia y la tecnología.
El Frente Amplio es el único partido que promueve un Ministerio de Innovación, Ciencia y Tecnología, ¿cuán prioritaria es su creación?
En el actual contexto global la mejor opción que tenemos para ser innovadores es desarrollando la ciencia y la tecnología. Para ello es impostergable construir la institucionalidad que asuma ese reto, y, en esa mira alentamos la creación de un nuevo Ministerio de Innovación, ciencia y tecnología que pueda, desde el más alto nivel del gobierno, promover una serie de reformas e iniciativas que impulsen la investigación y el desarrollo experimental, empezando por promover, en primer lugar, una educación pública, para la innovación. Cabe advertir que no se trata de crear un nuevo ente burocrático, sino que deberá empezar por articular la institucionalidad existente, hoy dispersa y atomizada, orientándola de manera estratégica, y haciendo el control de calidad del uso de los recursos asignados a los múltiples organismos de investigación y desarrollo que tiene el país. Un primer paso será duplicar el presupuesto actual y alcanzar gradualmente el promedio latinoamericano como se merece nuestro país. Desde este ministerio definiremos dónde deben estar ubicados y qué características deben tener los centros de innovación tecnológica y sobre esa base planificar nuestra diversificación productiva.

Escrito por

Tania Temoche

Periodista, gestora cultural y emparejada con la poesía. Amante de las artes y de la buena lectura. Con esperanzas de un mundo sin fronteras


Publicado en